Publicado el en la categoría Cuidados de manos y uñas

PAN REUMOL. Tratamiento de manos en invierno

tratamiento de manos

Con la llegada del invierno nuestras manos son una de las zonas que más sufren sus inclemencias. Las bajas temperaturas, la sequedad, los cambios de temperatura al entrar a un local a 25 grados y salir al exterior para encontrarnos con 15-20 grados menos, hacen que nuestras manos se sequen, se entumezcan y en ocasiones hasta nos pueda resultar doloroso.

También llegan las temidas grietas que hacen totalmente insorportable cualquier movimiento y esfuerzo. Cualquier roce nos hace ver las estrellas y lo peor es que una vez agrietadas y con las heridas, es más difícil el tratamiento.

Para prevenir todos estos problemas lo más importante es mantener nuestras manos siempre lo más hidratadas posible. Ya sea mediante hidratación interna (a veces nos olvidamos de lo importante que es beber agua para nuestra piel) , ya sea mediante tratamientos y acondicionadores para el cuidado de nuestras manos, la cuestión es tener un nivel de hidratación de nuestras manos óptimo.

Si no prevenimos es cuando entran en liza los tratamientos rehabilitadores y calmantes.  Son más costosos económicamente y bastante más lentos a la hora de conseguir recuperar nuestras manos. Así que más vale una  prevención normal de nuestra piel, que el mejor de los tratamientos reparantes.

En el caso de que ya no halla marcha atrás y tengamos que iniciar algún tipo de tratamiento, nosotros nos decantamos por Pan Reumol.

Es un baño de manos de acción calmante que deja la piel tersa y con una agradable sensación de confort y bienestar además de efecto antinflamatorio para el dolor articular y rigidez muscular.

Pan Reumol reúne la eficacia del sulfato de magnesio y los  extractos de Tila, caléndula y camomila.

MODO DE EMPLEO

  1. Se vierte en un recipiente, en el que podamos sumergir ambas manos, entre 2 y 3 litros de agua caliente (37-41 grados). Se añade la medida de un tapón de Pan Reumol y se remueve hasta que se mezcle bien con el agua.
  2. Una vez preparado, sumergimos ambas manos y esperamos unos dos o tres minutos.
  3. Pasado ese tiempo, tendremos que  iniciar un pequeño masaje entre las manos, frotándolas ligeramente.
  4. Tras 6 minutos, extraeremos las manos y las secaremos con una toalla sin frotarlas

Puede utilizarse conjuntamente con otro tipo de tratamiento cosmético o farmacológico en casos necesarios.

traatamiento de manos

Te recomendamos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *